Sierra de Aralar

Aralar

 txindoki

Enclavada en el interior del Goierri, la sierra de Aralar tiene una influencia mágica no sólo para las gentes del lugar, sino también para los recién llegados. Su fascinante relieve con grandes elevaciones calizas, sus ríos y manantiales, su rica vegetación y fauna, sus tradiciones cargadas de mitos y leyendas, no pueden más que cautivar al observador.

La cumbre emblemática de la sierra de Aralar es la de Larrunari, también denominado Txindoki o Ñañarri, que destaca por su elegante silueta, visible desde muchas zonas y considerada como la montaña más querida y hermosa de Gipuzkoa.

aralar-hayedoLa actividad humana en la zona es muy antigua como atestigua la cantidad de monumentos megalíticos, con la mayor concentración de dólmenes de Euskadi. También ha sido desde siempre una zona eminentemente pastoril, con una importante cabaña ganadera, sobre todo de oveja "latxa".

La naturaleza caliza de los materiales, unida a la presencia del agua, han originado gran cantidad de procesos kársticos con abundantes simas, manantiales, sumideros y corrientes de agua subterráneas; los ríos Amundarain y Agauntza muestran un espectáculo lleno de vida, y con sus saltos y pozas, una calidad de agua excelente y una bien conservada vegetación de ribera. De un gran interés geomorfológico es el domo de Ataun (estructura topográfica con aspecto de cúpula), en el que la erosión ha creado un cuenco que deja al descubierto los acantilados que miran al interior.

La vida animal es propia de alta montaña con especies destacadas como el alimoche, el águila calzada, el buitre, las chovas piquigualda y piquirroja, el verderón serrano, el pito negro, el avión roquero junto con la ratilla nival, la marta, el gato montés, el zorro, el jabalí,...