SARA

Sara

Sara se encuentra a 70 minutos del Goierri.

Dice un viejo proverbio vasco que “En Sara, el tiempo se detiene”. Quizás porque sus archivos históricos fueron quemados durante la Revolución Francesa, el misterio se adueña de los orígenes de este pueblo, situado al pie de la mítica cima de Larrun, primera cima de los Pirineos, y al que el viento acerca el olor a salitre del cercano mar Cantábrico.

Catalogado como uno de “los pueblos más bonitos de Francia”, ha atraído desde antaño a personas vinculadas a las artes y las letras. Entre los personajes que residieron o visitaron Sara destacan Napoleón III y su esposa la emperatriz Eugenia de Montijo, Winston Churchill o Luis Mariano. Aunque se reivindican con cariño las figuras del cura-escritor Axular y del Padre José Miguel Barandiarán, el más notable etnógrafo vasco que trabajó en la recuperación de la historia local.

Sara ha sabido conservar el encanto de su núcleo urbano, la hospitalidad de una comunidad tradicional y los valores de su patrimonio natural. Los senderos de descubrimiento del hermoso robledal, los sistemas multimedia en las míticas cuevas o el funicular al monte Larrun (incomparable mirador de la costa vasca) convierten a Sara en una visita realmente recomendable.

Sare